un mes

Dentro de un mes es mi cumple años numero 32 y como viene ocurriendo desde que tengo 15 años me siento perdida y des-balanceada.

No se como darle sentido ami viday esa falta de propósito hace que a veces no me importe nada y que otras veces todo me preocupe. A ratos busco la aprobación de todos y un momento después son una completa disidente, incluso anarquista.

A mi edad ya debería ser muchas cosas… y no hablo de logros materiales, hablo de paz mental… a mi edad ya debería tener las ideas claras y definidas y no devanarme el cerebro preguntarme cada 5 minutos si estoy haciendo lo que debo o si estoy donde debería estar.

Desde hace años que tengo ganas de renunciar a mi trabajo y tomarme un sabático para averiguar que pasos debo dar; pero renunciar a mi empleo me resulta vano y absurdo porque no soy rica y debo pagar las cuentas.

Entonces estoy dividida entre mis deseos de mandar todo al carajo y tener que pagar las cuentas, o renunciar a la seguridad de ser una godinez, salario fijo y constante aunque cierto grado de infelicidad y aburrimiento.

He pensado en que me gustaría diseñar bolsas. Bolsas, maletas y carteras…incluso una linea customizada y si bien estudie administración no tengo idea de por donde empezar.

Estoy a mitad de un cruce de calles y no se cual seguir…

Ahora lo sé

Desde que tengo memoria me he hecho la misma pregunta: ¿por qué no me quieren? y después de lo jodido que fue mi ultimo año, después de quebrarme la cabeza, aceptar lo que hecho y lo que no he hecho, el entendimiento me golpeo como ladrillo.

Yo no los quería a ellos…

Yo nunca estuve enamorada de ellos, solo buscaba la normalidad, ese patrón con el que crecí y que se supone asegura la felicidad (pero no lo hace).

Me siento algo culpable en este momento, no, en realidad me siento muy culpable. Estoy feliz por ellos, porque fueron capaces de ver lo que yo no deseaba ver en mi misma (una maldita que solo quería usarlos para ser normal). Me siento muy culpable pero también estoy aliviada de saber, de entender que es lo que yo estaba haciendo mal y que en la medida de lo posible procurare no repetir mas (no quiero, no intentare ser normal y en definitiva no usare a los hombres o tratare de meterme en una relación).

Algunos de ellos si fueron unos patanes pero yo fui una imbécil, así que “ahora” estamos a mano, no los odio mas y tampoco a mi misma.

Jamas creí que llegaría a esta conclusión, jamas en mis casi 32 años de vida lo hice.

Tengo que cambiar mi patrón de comportamiento enteramente respecto a como me aproximo a las personas, sobre todo a los hombres. Se que va a ser toda una labor sin embargo vale la pena en primer lugar porque ya no quiero sufrir y en segundo porque ya no deseo dañar a nadie más.

 

Ya veremos que pasa.

Tres veces NO

He estado demasiado reflexiva últimamente, pensando en todo y en nada y volviendo al inicio.

Y el inicio es? que ya entendí, que ya entendí mi error y lo reconozco. Yo soy una demente que me invento relaciones y sentimientos donde ni siquiera hay interes.

Y como no quiero repetir ese error por tercera vez, necesito con urgencia poner mis pies en la tierra y no pensar que la amabilidad de uno de mis compañeros y sus comentarios extraños significan algo mas que amabilidad y alguien que esta muy conectado con su lado femenino.

Hable con él el viernes y me explico porque si bien ha tenido muchas aventuras nunca dejaría a su novia y en sus palabras entendí cuando necesitada y desesperada estoy y como aún no supero ni uno de esos demonios que tanto creí haber entendido y dominado, diablos, no estoy ni siquiera cerca de estar curada de este mal de hacerme daño por deporte.

Me alegra que el llegará a mi vida, no porque quiera enamorarme de el, si no porque gracias a el estoy conociéndome a mi misma.

En otras noticias, finalmente entregue mi protocolo y estoy mas enfocada de lo que estuve el año pasado en titularme de la maestría.

Con gracia y dignidad…

Las cosas se pusieron feas en la oficina, el rechazo de mis compañeras de trabajo hacia mi es evidente y palpable ya no solo para mi sino para los demás y es estresante, es hiriente… en resumen es feo pero ahora soy consciente de ello, de lo que me provoca estar expuesta a una situación que solo se puede definir como toxica.

Y no puedo hacer nada y no quiero hacer nada; esta es una lección a aprender que he postergado toda mi vida, desde siempre he querido ser la niña de los ojos de los demás, desde siempre he querido ser amada y no soy monedita de oro.

Así que, qué rayos significa? Significa que me rindo, que ya tuve suficiente en mi vida de eso, significa que no huyo que me enfrento a mi misma, que empiezo el trabajo de auto-aceptación, que me propongo moverme con gracia y dignidad, que me propongo y planeo conducirme con propiedad.

Hago muchas estupideces tales como despotricar cuando debería guardar silencio, gritar en lugar de demostrar con mis argumentos lo que es.

La clave para mi exito será la mesura, mi mesura, ( o sea, dejar de decir pendejadas).

La historia se repite pero puede ser diferente

Alguna vez han escuchado esa idea de que, hasta que  no aprendas la lección el universo traera a ti ese escenario que no has logrado superar?

Hace 7 años, mi mejor amigo de quien yo estaba enamorada se enamoro de una de mis amigas, como se lo pueden imaginar me dolió mucho en su momento.

La historia se esta repitiendo pero con marcadas diferencias, para iniciar se trata del innombrable, pero esta vez yo ya no quiero sentir o tener una agenda oculta sobre el. Solo quiero ser su amiga y en segundo lugar soy consciente de la situación, el es un fuckboy y mi amiga, la amiga en cuestión que le gusto me importa mucho y no estoy dispuesta a perderla a ella.

Y la tercera diferencia soy yo. YO y mi enorme deseo de tener paz mental, emocional y espiritual.

No tengo idea de que pasará en un futuro, solo se que, sea lo que sea, les contare sobre ello.

Todas tenemos un innombrable

No soy una víctima, soy una tonta que siempre va detrás del inútil que no esta emocionalmente preparado para tener una relación o bien con el sujeto mas superficial posiblemente disponible que jamas se fijara en alguien como yo.

Pero ellos no tienen la culpa de que y vaya tras ellos, no hay culpas en realidad solo hay, de acuerdo a mi terapeuta, una mujer que necesita trabajar con su auto estima, amarse por sus defectos y atributos y cuidad de si misma. Esa soy yo, alguien que esta trabajando en si misma.

Pero volvamos al innombrable, yo tengo uno si no que varios, pero hay uno en especifico a quien quiero sacar de esa categoría, uno con quien quiero formar una relación pero no cualquier relación: quiero ser su amiga, sin agenda secretas, sin dudas, sin rollos sin rarezas. Pero estoy asustada.

Estoy asustada porque el cambio, empezo a ser amable, a interesarse y eso me asusta, me asusta porque es diferente y yo no quiero hacerme ideas raras en la cabeza o esperar algo que no es.

A veces es mas fácil encerrarse en una burbuja y tengo unas ganas tremendas de huir y esconderme, porque no quiero arruinar nada preguntándole que pretende o que quiere.

Supongo que tengo que tener fe, dar un salto de esperanza y esperar que las cosas vayan como deben ir.

Quiero que mi innombrable sea mi amigo, porque ya no quiero relaciones raras, toxicas y extrañas.

En un mundo de incertidumbres

Finalmente es viernes y estoy agradecida por ello, porque ha sido una semana agotadora y llena de esos detalles que me hacen dudar de todo, especialmente dudar de mi.

Al inicio de la semana solicite se me cambiara de departamento, llevo 7 años trabajando en telemarketing dentro de un sistema educativo virtual. Y 7 años es mucho tiempo haciendo lo mismo, así que después de una serie de eventos me arme de valor y pedid mi cambio de área, la respuesta es que lo considerarán pero después de mi solicitud el miedo me golpeo, hay un miedo que siempre me acompaña, busco el modo de vencerlo pero esta latente en mi cabeza todo el tiempo, tengo miedo de fracasar. No se de donde viene, a veces este  miedo me impulsa y otras me frena.

Más tardar dentro de dos semanas me hacen saber si hay una oportunidad para mi en otra área, ya veremos que pasa, quizá sea una buena decisión, quizá sea un aprendizaje.

Nuevamente tengo esa sensación de que no voy a ninguna parte, de que tengo los pies atorados en un banco de arena y no se a donde ir.