Un crisol de palabras

Tengo mucho tiempo sin escribir en el blog y sin escribir en mi diario personal, no he escrito porque tengo un montón de ideas en la cabeza pero todas sin sentido, llevo mucho tiempo así… sintiendo sin sentir, pensando sin pensar.

He perdido la cuenta del día en el que un pensamiento se filtro en mi cabeza “quiero un cambio” y he tenido muchos, gente que creí amar ya no esta en mi vida, gente que no me simpatiza continua en mi realidad y así… todo esta lleno de consistencias e inconsistencias.

Entre todo lo que ha pasado finalmente le he dado un orden a todos mis errores, o sea que finalmente reconozco que todos los pasos que me trajeron hasta aquí no los di mal pero sin los dí con malas intenciones… quizás no con malas intenciones, solo sin entender porque lo hacía realmente.

Crecí sin un padre, con una madre que se tuvo que partir el lomo para poder darnos techo y comida a mi hermano y a mi, así que crecí con un enorme vacío emocional y desde mi adolescencia hasta hace un año, trate de llenar ese vacío con un ideal común entre muchas mujeres “que otro me completaría” y eso no ocurrió, conocí a un montón de candidatos, los acose vulgarmente con el objetivo de que me amaran y completaran pero por fortuna todos se negaron a hacerlo y aquí estoy ahora, con un montón de pensamiento inconexos en mi cabeza, con la misma pregunta de siempre ¿what the fuck am i doing?… ¿la diferencia? que al menos ya se lo que no quiero hacer.

No quiero buscar mi felicidad en alguien mas.

No he escrito la tesis, no creo que la escriba pronto, ninguno de mis planes se ha concretado… no se abren los diplomados, nada absolutamente nada sale como yo quiero pero en este  momento mas allá de mi frustración y de la tensión que se me acumula en la espalda porque aún soy muy torpe lidiando con mis emociones, creo que esta bien que no salgan como deseo que salgan las cosas.

Todos los días pienso en renunciar a mi trabajo y todos los días me doy cuenta de que en ningún otro sitio voy a encontrar un empleo de 36 horas a la semana con 6 semanas de vacaciones al año.

Así que el resumen es… estoy construyendome algo… qué? no se qué… pero esta vez estoy construyendo desde la consciencia de mis errores y de mi aprendizaje.

Ha tenido que pasar mucho para llegar a este punto y espero pronto ver que pasa en el siguiente.

 

Advertisements

Proyecto Inconcluso

No concluí el proyecto de las 52 semanas y no fue por falta de oportunidades sino por falta de tiempo y determinación. Y también por inestabilidad emocional.

Estoy luchando conmigo misma para no derrumbarme y para concluir otros “proyectos”.

No he terminado la tesis, tengo casi un mes sin abrir el documento y hacer los ajustes que debo hacer. Me metí a clases de francés pero no he estudiado y el sábado tengo examen.

En el trabajo no le estoy dando seguimiento a los temas que debo cuidar. Como tutor me retrase mas un mes en el seguimiento a mis tutorados, en resumen todo lo estoy haciendo a medias.

Mañana planeo quedarme en la oficina hasta que me ponga al corriente en todo lo que tengo desordenado, necesito crear un archivo de seguimiento en el cual cuide los pendientes y no fallar. He visto que trabajo mejor cuando no hay nadie en la oficina y puedo sumergirme en la música. Necesito iniciar por ponerme al corriente en la oficina para poder ponerme al corriente con el resto de cosas y pendientes que tengo en mi vida.

Tan inconclusa como están mis proyectos esta mi comunicación con quienes me rodean… no quiero hablar con nadie sobre como me siento y solo quiero que termine este año para meterme debajo de una piedra olvidar todo (claro y por el aguinaldo también).

un mes

Dentro de un mes es mi cumple años numero 32 y como viene ocurriendo desde que tengo 15 años me siento perdida y des-balanceada.

No se como darle sentido ami viday esa falta de propósito hace que a veces no me importe nada y que otras veces todo me preocupe. A ratos busco la aprobación de todos y un momento después son una completa disidente, incluso anarquista.

A mi edad ya debería ser muchas cosas… y no hablo de logros materiales, hablo de paz mental… a mi edad ya debería tener las ideas claras y definidas y no devanarme el cerebro preguntarme cada 5 minutos si estoy haciendo lo que debo o si estoy donde debería estar.

Desde hace años que tengo ganas de renunciar a mi trabajo y tomarme un sabático para averiguar que pasos debo dar; pero renunciar a mi empleo me resulta vano y absurdo porque no soy rica y debo pagar las cuentas.

Entonces estoy dividida entre mis deseos de mandar todo al carajo y tener que pagar las cuentas, o renunciar a la seguridad de ser una godinez, salario fijo y constante aunque cierto grado de infelicidad y aburrimiento.

He pensado en que me gustaría diseñar bolsas. Bolsas, maletas y carteras…incluso una linea customizada y si bien estudie administración no tengo idea de por donde empezar.

Estoy a mitad de un cruce de calles y no se cual seguir…

Ten cuidado con lo que deseas

En dos dias en el nuevo puesto me doy cuenta de cuan oxidada y cuan mal acostubrada a no hacer nada realmente productivo estoy. Me siento abrumada, me duele la espalda, los ojos y estoy cansada y tengo esa sensación de querer llorar pero sin lagrimas, solo la opresión en el pecho y la incertidumbre de algo nuevo.

Mañana es el dia 3 y espero no joderla como lo hice hoy. Necesito mas que por los otros por mi misma probarme que puedo con el paquete, que soy capaz de trabajar y que trabajo. Necesito encontrar un ritmo estable, eauilibrado y justo.

Ya veremos que pasa.

Ahora lo sé

Desde que tengo memoria me he hecho la misma pregunta: ¿por qué no me quieren? y después de lo jodido que fue mi ultimo año, después de quebrarme la cabeza, aceptar lo que hecho y lo que no he hecho, el entendimiento me golpeo como ladrillo.

Yo no los quería a ellos…

Yo nunca estuve enamorada de ellos, solo buscaba la normalidad, ese patrón con el que crecí y que se supone asegura la felicidad (pero no lo hace).

Me siento algo culpable en este momento, no, en realidad me siento muy culpable. Estoy feliz por ellos, porque fueron capaces de ver lo que yo no deseaba ver en mi misma (una maldita que solo quería usarlos para ser normal). Me siento muy culpable pero también estoy aliviada de saber, de entender que es lo que yo estaba haciendo mal y que en la medida de lo posible procurare no repetir mas (no quiero, no intentare ser normal y en definitiva no usare a los hombres o tratare de meterme en una relación).

Algunos de ellos si fueron unos patanes pero yo fui una imbécil, así que “ahora” estamos a mano, no los odio mas y tampoco a mi misma.

Jamas creí que llegaría a esta conclusión, jamas en mis casi 32 años de vida lo hice.

Tengo que cambiar mi patrón de comportamiento enteramente respecto a como me aproximo a las personas, sobre todo a los hombres. Se que va a ser toda una labor sin embargo vale la pena en primer lugar porque ya no quiero sufrir y en segundo porque ya no deseo dañar a nadie más.

 

Ya veremos que pasa.

Tres veces NO

He estado demasiado reflexiva últimamente, pensando en todo y en nada y volviendo al inicio.

Y el inicio es? que ya entendí, que ya entendí mi error y lo reconozco. Yo soy una demente que me invento relaciones y sentimientos donde ni siquiera hay interes.

Y como no quiero repetir ese error por tercera vez, necesito con urgencia poner mis pies en la tierra y no pensar que la amabilidad de uno de mis compañeros y sus comentarios extraños significan algo mas que amabilidad y alguien que esta muy conectado con su lado femenino.

Hable con él el viernes y me explico porque si bien ha tenido muchas aventuras nunca dejaría a su novia y en sus palabras entendí cuando necesitada y desesperada estoy y como aún no supero ni uno de esos demonios que tanto creí haber entendido y dominado, diablos, no estoy ni siquiera cerca de estar curada de este mal de hacerme daño por deporte.

Me alegra que el llegará a mi vida, no porque quiera enamorarme de el, si no porque gracias a el estoy conociéndome a mi misma.

En otras noticias, finalmente entregue mi protocolo y estoy mas enfocada de lo que estuve el año pasado en titularme de la maestría.