Una disculpa que no lo parece

Por la única cosa que pediré perdón es por haber huido como una cobarde, pero eso es todo.

Conocerte fue una bendición, pero sobre todo fue un aprendizaje para mi, el entendimiento de los problemas que cargo y que hasta ahora me he negado a soltar porque aparentemente es mas fácil vivir con ellos que confrontarlo.

Nunca se trato de ti, siempre se trato de mi y mis miedos, yo y mi idea de que si alguien me amase todo se solucionaría y yo dejaría de sentir ese vacio y miedo que vengo cargando desde que tengo memoria.

Nunca fui yo misma contigo pero para el caso nunca he sido yo misma con alguien porque no se quien soy. Tengo 31 años y no se quién soy. Y tampoco tengo la certeza de que hacer con mi días mas allá de cumplir con mis deberes de adulto tales como pagar las cuentas y trabajar.

Espero que no me odies y en este enorme pero aun así pequeño mundo si alguna vez nuestros caminos se vuelven a cruzar espero me sonrías y saludes con la mano y saber que estamos en paz uno con el otro.

Por mi parte quiero olvidarme de ti y de todas mis ridículas ideas al respecto.

No quiero hablar nunca mas sobre con mis amigas o con terapeutas o con nadie. La verdad es simple, mas que nunca hoy quiero hacer borrón y cuenta nueva con mi vida.

Ya se que es lo que debo trabajar, ya se desde que punto debo iniciar para construir mi amor, amor por mi misma.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s